Por ArtesaníaBoricua.com

La fiesta de pueblo, alegre y auténtica, que Los Pleneros de la 23 Abajo prometieron se cumplió.

La plaza Bolívar en el corazón de Santurce estuvo el sábado pasado rebosante durante la celebración del 40 aniversario de Las Fiestas de la 23 Abajo.

Entre la sandunguería de la bomba y la pegajosa plena, el banquete quedó servido desde temprano con los Bravitos de la Plena y Dulce de Coco.

Más adelante el grupo Restauración Cultural sacó los tambores e invitó a todo el que quisiera “curarse” a que se sumara al toque en el batey. Más de una decena de personas le dio a los cueros, lo que, por supuesto, motivó a los bailadores en conversación rítmica entre el baile y el tambor. Fueron muchos los que sorprendieron con esa forma tan única de hacer música.

Luego le tocó el turno al grupo Viento de Agua, que fusiona plena con jazz y que de igual forma pusieron a bailar a las personas con su repertorio.

Las notas agudas y melodiosas del cuatro continuaron la fiesta a cargo del grupo Mapeyé que trajo el elemento más calmado, pero igualmente arraigado al corazón, mientras en los alrededores la brisa soplaba más fresca que de costumbre, como si estudiésemos campo adentro.

Finalmente, subieron los reyes de la noche que presentaban su disco homónimo “Los Pleneros de la 23 Abajo”, primer disco de estudio de la agrupación, que lleva tocando sus temas hace más de cuatro décadas.

Entre la nostalgia de aquellos que crecieron escuchando al conjunto y la fascinación de los más jóvenes, fue como si el pueblo unido estuviese en sintonía con la celebración.

Algunas no pudieron aguantarse y se treparon a la tarima, dejando fluir sus movimientos al ritmo de las panderetas de plena.

De no ser por un error de comunicación que provocó que la policía municipal de San Juan acabara abruptamente la velada, dejando un sabor agrio entre los presentes, se hubiese tratado de una noche perfecta.

ThemeREX © 2020. All rights reserved.