Por Edwin J. Rodríguez Rivera / rodriguezki@gmail.com

La voz de Roberto Oquendo Vega, artesano de Jayuya, se quiebra al hablar de su hermano mayor, Ángel Luis Oquendo. El sentimiento le embarga, puesto que fue su hermano la inspiración que lo llevó al oficio que hace ocho años cultiva: La pulida destreza de la talla artesanal de caballos.

“El murió… y yo digo que eso es un talento que se hereda… regalo de Dios creo yo… Yo pienso que fue trasladado. De donde terminó mi hermano, empecé yo. Lo siento de esa manera y yo creo que sí, que fue así. Es difícil de entender, pero sí sabemos de dónde proviene y viene de Jesucristo”, recordó Oquendo, quien comenzó su trayectoria justo cuando su hermano falleció. Su hermano mayor también tallaba equinos en madera.

Roberto lleva ocho años tallando piezas que verdaderamente impresionan. Durante su participación en la Feria Internacional de Artesanía FERINART 2017 (celebrada a principios de mes), el artesano de 49 años exhibió varias tallas.

Sus esculturas se caracterizan por la sensación de movimiento que nos dan al observarlas. Curiosamente, es como si pudiésemos ver el viento azotando al caballo de madera…

Entre las claves para lograr un buen trabajo artesanal, Oquendo Vega menciona el sentimiento, el amor y la pasión. “Pienso que si no hay sentimiento en lo que tú haces… sin ponerle todo el amor y la pasión, no lograrías obtener una obra de arte de calidad. Pienso que si tú le pones esos tres elementos vas a lograr plasmar lo que está en tu mente. Yo pienso que si la mente está en un momento de inspiración, lo puede llevar a las manos. Las manos son movidas para lograr una obra de arte… y que la gente pueda disfrutar del talento que el Señor le da a cada uno de nosotros”, expresó.

De otro lado, Oquendo Vega resaltó que la artesanía también es una herramienta para preservar la cultura de Puerto Rico. En su caso, la talla de caballos ayuda a preservar o mantener presente la tradición del caballo de paso fino en la Isla.

“Donde primero llevaron los caballos de paso fino fue a Jayuya, por la temperatura y el ambiente. De ahí fue que empezaron los primeros potreros para la casta de caballos de paso fino… posteriormente se expandió a toda la Isla”, explicó el artista, quien antes de comenzar su faena artesanal se dedicaba a la ebanistería.

¿Qué es lo que tiene el caballo que lo hace especial? ¿Por qué es tan querido?

“La nobleza. El caballo es un animal noble, dócil… como uno lo trate. Yo pienso que todo animal te responde según el trato que tú le des. Si le das un trato con amor, lo vas a recibir de vuelta”, concluyó.

ThemeREX © 2020. All rights reserved.